El Tottenham ridiculiza al Real Madrid en Wembley

El Tottenham se clasificó matemáticamente para los octavos de final de la Liga de Campeones, y probablemente como primero, tras ganar 3-1 al Real Madrid, que en muchos momentos fue ridiculizado por el conjunto de Mauricio Pochettino.

Dos goles de Delle Alli y uno de Eriksen minimizaron el tanto de Cristiano Ronaldo y el Tottenham se afianzó como primero del Grupo H con 10 puntos, tres más que un Real Madrid que sumó su segunda derrota en tres días.

El Real Madrid mostró la misma imagen de las últimas semanas, la de un equipo sin intensidad y lleno de desatenciones. Una forma de servirle el triunfo en bandeja a cualquier rival, y más si éste es un equipo tan aplicado y serio como el Tottenham.

El conjunto inglés apostó por el mismo esquema que le dio el empate 1-1 en Madrid, con una defensa de cinco flexible, líneas juntas y llegadas por los costados. Suficiente para hacérselo pasar mal a una defensa tan distraída como la blanca, con especial mención para Marcelo.

Por ahí llegó el gol que le dio ventaja al Tottenham. Marcelo cometió uno de sus habituales despistes, Trippier centró en posible fuera de juego y Delle Alli entró por el centro libre de marca para rematar a dos metros de la línea. Un tanto que enseñó todas las fragilidades de la zaga madridista.

El conjunto de Zidane pareció despertar con el gol. No le alcanzó para generar claras ocasiones, pero sí para sumar llegadas. Le ayudó la actitud de Isco, aunque le faltó algo más de sus puntas. Una vez más, no fue la noche de Karim Benzema, Luka Modric o Toni Kroos, entre otros.

El choque llegó al descanso con otra ocasión del Tottenham por medio de Kane que abortó milagrosamente la salida de Kiko Casilla. Con ese susto en el cuerpo, y con muchos asuntos en los que pensar, se fue el Real Madrid al descanso.

La segunda parte fue todavía peor para el campeón de Europa, pues el Tottenham lo ridiculizó. Por momentos hasta lo bailó. Zidane propuso una defensa con tres jugadores, incluyendo a Casemiro en el eje, y los laterales adelantados. Le regaló el partido al rival.

Comentarios

comentarios