Consideran Copa América en Brasil es riesgo

El Consejo Nacional de Secretarios de Salud (Conass) alertó hoy sobre riesgos de celebrar en Brasil la Copa América de fútbol, prevista para comenzar el 13 de junio en el capitalino estadio Mané Garrincha.


‘Las variantes de Covid 19 pueden ser diseminadas rápidamente en eventos con aglomeraciones’ como la Copa América, en la que puede contaminarse gran número de personas’, advierte una carta del Conass enviada a los gobernadores de los 27 estados y el Gobierno federal.

El presidente Jair Bolsonaro confirmó ayer que el gigante sudamericano acogerá el evento deportivo, que comenzará sin público en tres estados, entre estos Río de Janeiro, y en Brasilia.

Tras el anuncio del mandatario, en la red social Twitter el ministro de la Casa Civil (gabinete), Luiz Eduardo Ramos, aseguró que habrá cuatro sedes: Distrito Federal, Río, Mato Grosso y Goiás.

La Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) comunicó el lunes que Brasil acogería la competición y agradeció a Bolsonaro por ‘abrir las puertas’ del país.

Según el Gobierno, fue consultado, a través de la Confederación Brasileña de Fútbol, sobre la posibilidad de organizar el torneo, tras la retirada de Colombia y Argentina.

En ambos países aumentan los infectados por Covid-19 y Colombia enfrenta, además, una crisis social y política.

Durante una entrevista con la televisora CNN Brasil, el presidente del Conass y secretario de salud del estado de Maranhão (noreste), Carlos Lula, afirmó que, al acoger la liza, ponemos en riesgo las delegaciones extranjeras deportivas.

‘Un evento de esta envergadura genera aglomeración porque no es común, crea una movilización del país porque Brasil está jugando. Genera todo lo no necesitado: que la gente sin convivencia esté junta para ver el partido’, explicó Lula.

También, advirtió, ‘ponemos en riesgo a las delegaciones que vienen, porque hoy el riesgo es Brasil. Al no poder vacunar, tenemos un peligro muy grande, incluyendo la propagación de cepas sin circulación en los países de estas personas’.

Ante los hechos, senadores de la Comisión Parlamentaria de Investigación, que evalúa la gestión de la administración ante la Covid-19, criticaron la decisión de celebrar el evento en territorio nacional.

El ponente de la junta, Renan Calheiros, calificó la decisión de burla y al torneo de campeonato de la muerte.

De igual manera los partidos de los Trabajadores y Socialista Brasileño pidieron al Supremo Tribunal Federal que suspendiera las relaciones del Gobierno con la Conmebol e impidiera la celebración de la competición en Brasil.


Comentarios

comentarios