La selección española de fútbol empata (1-1) ante Polonia

La selección española de fútbol no pasó del empate (1-1) este sábado ante Polonia en su segundo partido de la Eurocopa, dentro del Grupo E, un nuevo empate, a pesar de ponerse por delante y tener un penalti en las botas de Gerard Moreno para el 2-1, y otra actuación a medias en Sevilla con la que al menos siguen vivos.

Los de Luis Enrique Martínez tendrán que acercarse a su mejor versión sin remedio ya el miércoles ante Eslovaquia, ya que con una victoria estarán seguro en octavos de final. Morata abrió la lata a la media hora pero Lewandowski también se reivindicó con su selección. España tuvo la reacción de inmediato con esa pena máxima y también en el tramo final, pero Szczesny fue el héroe.

Morata seguirá siendo el tema favorito de aficionados y medios de comunicación. El ariete del Atlético de Madrid, cedido de nuevo para el próximo curso a la Juventus, firmó el primer gol español del torneo, cerca de la media hora de este segundo y decisivo encuentro. Un gol de delantero pescando en área pequeña y un pase eso sí de un socio que pedía a gritos ‘el pueblo’: Gerard Moreno.

Con el del Villarreal en el campo, a España le costó menos encontrar acciones de peligro, y eso que por momentos pintó regular el escenario. Polonia no fue Suecia, no se encerró atrás como norma, lo que no era mala noticia para la anfitriona. A los de Luis Enrique les tocó estar vivos de inicio, porque los polacos salieron arriba.

Klich rozó el larguero en un disparo lejano, pero cuando tuvo que defender Polonia, lo hizo con defensa de cinco y una buena acumulación de jugadores atrás. España se hizo con el balón pronto y tuvo que hacer frente a ese entramado defensivo con paciencia. Estaba caro el hueco por el que colarse y de hecho ‘La Roja’ tuvo su mejor momento en una sucesión de saques de esquina.

En uno de ellos, con segunda jugada, Rodri no acertó a rematar y le regaló la contra a Lewandowski. El partido no estaba para tonterías, ni para perder balones. Así, aunque pareciera aburrido, España priorizó el balón, maduró la jugada con los polacos retrocediendo cada vez más, hasta que Moreno hizo la diagonal desde la derecha y con su zurda metió el balón en zona peligrosa.

Ahí, en área pequeña, Morata remató a gol. La bandera del asistente le cortó la celebración pero el VAR que tantas veces ha señalado como enemigo esta vez le sonrió (0-1). El primer gol de España en la Eurocopa tuvo fiesta por fascículos pero valía su peso en oro. A priori, Polonia, con cero puntos, tenía mucha más presión que una España liberada de gran parte de la suya.

Con todo, los de Luis Enrique no lograron manejar el tramo final del primer tiempo y Polonia rozó el empate, en especial con un disparo al palo de Swiderski y el remate en el rechace de Lewandowski, con paradón de Unai Simón. España tuvo las suyas. Moreno tuvo una falta peligrosa y en la última antes del descanso no acertó a mandar a la red un pase de la muerte de Jordi Alba.

Comentarios

comentarios