Luis Severino es una pieza importante para los Yanquis

¿Qué tienen en común Jeff McNeil de los Mets, Joey Wendle y Ryan Yarbrough de los Rays, Brian Anderson de los Marlins, Yoshihisa Hirano de los Diamondbacks y Daniel Palka de los Medias Blancas?

Si tu respuesta es que todos recibieron votos en las boletas de Novato del año de la temporada pasada en las Grandes Ligas, 7 de los 11 jugadores que lo hicieron, estarías en lo correcto.

Si adivinaste que todos son mayores que Luis Severino, también estarías en lo correcto. Las esperanzas de los Yanquis de Nueva York en 2019 descansan significativamente en Severino, su probable abridor del Día Inaugural, quien se reportó a los campos de entrenamientos buscando la redención de una crisis en la segunda mitad del año pasado.

El dominicano intensificó sus entrenamientos en la temporada muerta con la esperanza de perfeccionar su mecánica y extender su resistencia.

Al evaluar y proyectar a Severino, debemos considerar qué tan adelantado está su curva. «Es increíble», dijo CC Sabathia sobre su compañero de equipo el sábado en George M. Steinbrenner Field. «Así que cuando lo ponga todo junto, va a dominar las temporadas. Es emocionante verlo”.

El otoño pasado, después de la actuación del criollo contra los Medias Rojas en el Juego 3 de ALDS, un lector le envió un correo electrónico a Ken Davidoff autor de articulo y comentó que el lanzador no viene de la misma madera que los veteranos en postemporada como Tom Glavine o Greg Maddux. ¿Cómo se vieron Glavine y Maddux a lo largo de su carrera?

Glavine, quien debutó a los 21 (como Severino), tuvo una efectividad de 4.29 y 89 ERA + en 646 entradas lanzadas. Todavía no había lanzado en los playoffs.

Maddux, quien debutó a los 20 años, logró una efectividad de 3.68 y 106 ERA + en 911 entradas. Había registrado un récord de 0-1 y efectividad de 13.50 en dos aperturas de postemporada.

Severino tiene una efectividad de 3.51 y 125 ERA en 518 entradas. Firmó una extensión de cuatro años y $ 40 millones con los Yanquis.

Como Severino lo ve, la clave para superar las decepciones del año pasado y escalar sus alturas de 2017 es «la consistencia de todo el año». No tener meses bajos”. Y la clave para eso, él cree, es» 90 por ciento mental, 10 por ciento físico”.

«Me siento mayor ahora», dijo Severino con una sonrisa de complicidad. En su profesión de elección, un mayor de 25 años, libre de problemas de salud importantes, debería ser mejor. Ya sea que eso resulte cierto, dirá mucho sobre esta temporada de los Yanquis.

Comentarios

comentarios