Manny Ramírez comienza un nuevo capítulo de su carrera en Japón

El dominicano Manny Ramírez es tratado como rey en Japón

Manny Ramírez está a punto de sumar otro capítulo a su larga carrera en el béisbol cuando juegue con los Kochi Fighting Dogs de la liga independiente de beisbol en la isla japonesa de Shikoku.

El toletero dominicano ya jugó una vez en Asia, con un equipo de Taiwán en 2013. Pero los fanáticos tienen curiosidad por ver al otrora astro de las Grandes Ligas en un pequeño pueblo japonés.

Kochi es la capital de la provincia de Kochi en la isla de Shikoku, y tiene una población de unas 340 mil personas.

“Siempre quise jugar en Japón”, dijo el dominicano de 44 años en comentarios publicados en el portal del equipo.

“Agradezco la oportunidad que me dio el equipo de Kochi para continuar mi carrera. Estoy muy entusiasmado por jugar en Japón”, dijo.

Los Fighting Dogs comienzan su temporada regular el 4 de abril contra los Tokushima Indigo Socks. En un partido de pretemporada el jueves, Ramírez fue bateador designado y conectó dos hits en cinco turnos, además de remolcar una carrera, en un triunfo 3-2 sobre el club Hideo Nomo.

Ramírez firmó su contrato en enero, y aunque no se dieron detalles económicos, tiene algunos beneficios inusuales.

Según YakyuDB.com, el exjugador de los Medias Rojas e Indios, entre otros equipos de las mayores, recibirá todo el sushi que quiera, tendrá un chofer que lo llevará en un Mercedes Benz y se alojará en un hotel de lujo.

Pero no todo será glamuroso. Los Fighting Dogs jugarán la mayoría de sus partidos como locales en el estadio municipal de Kochi, con capacidad para 6 mil personas.

Con un infield de tierra, es un estadio típico de los pueblos más pequeños en Japón: limpio pero sin las comodidades de los estadios de las urbes. Es usual que los baños sean al estilo tradicional japonés, sin tazas de inodoro.

Comentarios

comentarios