Novak Djokovic devuelve un servicio en el partido que le ganó al español Marcel Granollers

Fue un partido más trabajado de lo que refleja el marcador, en el que el español, 77 del mundo, un tenista acostumbrado a la tierra batida, obligó a Djokovic a elevar su nivel para ganar en tres sets.

Sin embargo, en los momentos clave no flaqueó el serbio, que está en búsqueda de sus mejores sensaciones tras una temporada en la que los resultados han estado por debajo de su nivel habitual.

Solo la final de Roma, una semana antes de llegar a París, mostró la mejor versión de un Djokovic que trata de recuperar la motivación con el asesoramiento del ex campeón estadounidense André Agassi.

Del duelo contra Granollers la conclusión que se puede sacar es que el serbio no es todavía la apisonadora de hace un año, aunque sí que ha recuperado algo de su gran tenis.

Por delante tiene una semana para afinar su juego. Por el momento, su próximo rival saldrá del duelo entre su compatriota Janko Tipsarevic y el portugués Joao Sousa.

Comentarios

comentarios