Pablo Sarabia celebra el gol que le hizo al Barca en la ida de los cuartos de Copa

A esta hora, y hasta poco antes del partido, va a estar Pablo Machín dándole vueltas a la cabeza para ver qué once es el más indicado para que el Sevilla se plante en semifinales, dejando por el camino a todo un Barcelona, campeón de las cuatro últimas ediciones de la Copa del Rey. No es una decisión sencilla. El técnico no es partidario de cambiar el dibujo, pero también es consciente de que debe tratar de aprovechar la ventaja (2-0) obtenida en Nervión. No para de imaginarse diferentes escenarios, y en todos ellos aparece la amenaza Leo Messi. Como contrapartida, Machín cuenta con Sarabia, la criptonita este año del club azulgrana.

Es cierto que el madrileño no pasa por su mejor momento en el apartado físico. En el propio encuentro de semifinales ante el equipo de Valverde estuvo voluntarioso pero más fallón de lo habitual con el balón. Precipitado. Y una de sus virtudes es precisamente la clarividencia en los últimos metros, ya sea para marcar o para asistir. El técnico nervionense trata de volver a enganchar al mejor Sarabia. Le dio descanso ante el Levante y lo tuvo que acoplar al carril izquierdo por la acumulación de ausencias. En el rato que salió le dio tiempo a dar una asistencia y hacer un gol. Casi nada.

Y precisamente se ha vuelto un experto en cuanto a hacerle goles el Barcelona. Suma tres en los mismos compromisos que han enfrentado a ambos clubes en el presente ejercicio. Se estrenó con el 1-0 en la final de la Supercopa de España, la primera jugada en la que tuvo que intervenir el VAR. Volvería a mojar en el Camp Nou, ya con el partido cuesta arriba, con un latigazo que desvió Lenglet lo justo para despistar a Ter Stegen. El hat-trick lo anotó en la ida de estos cuartos de final, al cazar con la derecha un centro potente de Promes desde la izquierda. Sarabia le ha cogido gusto al color azulgrana.

Hombre de eliminatorias

Al 17 del Sevilla se le dan bastante bien las eliminatorias. El pasado año en la Copa del Rey, fue protagonista con uno de los goles al Atlético en Nervión, también en cuartos de final. En la Champions, vio el desmarque de Ben Yedder en el 0-1 de Old Trafford e hizo el primer gol frente al Bayern, aunque a la postre no sirviese para la clasificación. Ahora se comienza a enchufar a este 2019 con los goles de la última semana. Machín debe decidir si lo coloca por detrás del delantero o como tercer centrocampista.

Comentarios

comentarios